Xelaju liberó la presión interna que ha vivido en las últimas semanas.

Luego de seis jornadas sin triunfo los Super Chivos volvieron a sonreír, aunque no fue fácil doblegar a un aguerrido equipo huehueteco que buscó con todas sus armas llevarse algo del Mario Camposeco.

Un doblete de Gonzalo José Vivanco y una anotación de Carlos Kamiani Félix calmaron las aguas en el conjunto del Xelaju, que respira ahora un poco más tranquilo y confía en mejorar en los doce partidos que faltan para concluir el campeonato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *