La rzaón por la que tu cberreo pdeue leer etse txeto no es la que el célebre viral te ha hecho creer

Sgúen etsduios raleziaods por la Uivenrsdiad ignlsea de Cmdibrage… Así comienza un viral clásico que dice que somos capaces de leer cualquier palabra con las letras desordenadas siempre y cuando la primera y la última estén en su sitio. La cuestión es que no es cierto, pero entonces ¿Por qué funciona?

Hay decenas de variedades de este viral que lleva en circulación más de 15 años. Algunas aseguran que si eres capaz de leer el texto, es porque tienes una inteligencia superior a la media. No faltan las que añaden la coletilla de que solo una de cada 100 personas es capaz de leerlo. A la gente le gusta sentirse especial, pero no importa cuál sea la variante. Todas son falsas. El texto original (incorrecto también) dice lo siguiente

Sgúen etsduios raleziaods por la Uivenrsdiad ignlsea de Cmdibrage, no ipmotra el odren en el que las ltears etsén ersciats, la úicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la útlima ltera esétn ecsritas en la psiócion cocrreta. El retso peuden etsar ttaolmntee doaerdsendo y aún pordás lerelo sin pobrleams, pquore no lemeos cada ltera en sí msima snio cdaa paalbra etenra.

O sea:

Según estudios realizados por la Universidad inglesa de Cambridge, no importa el orden el el que las letras estén escritas, la única cosa importante es que la primera y la última letra estén escritas en la posición correcta. El resto pueden estar totalmente desordenado y aún podrás leerlo sin problemas, porque no leemos cada letra en sí misma sino cada palabra entera.

El bulo es tan veterano que hasta se ha acuñado el término tipoglucemia (que no existe) para referirse a esta supuesta habilidad extraordinaria para leer textos con palabras desordenadas. En septiembre de 2003, poco después de la explosión del viral, un periodista se puso en contacto con la Universidad de Cambridge para tratar de recabar información sobre el estudio en el que se basa. Nadie en la prestigiosa universidad había publicado ningún estudio semejante, ni en el departamento de psicología experimental, ni el de ciencias cognitivas, ni en el Centro del Habla y el Lenguaje. Algo comienza a oler mal.

Un viral tramposo

No solo es que el contenido del famoso viral sea falso. Es que el propio texto recurre a muchos trucos para que sea más fácil de leer. Para empezar apenas usa palabras largas. Para continuar, y esto es crucial, las palabras que dan orden y sentido a las frases (artículos, conjunciones…) permanecen inalteradas. Finalmente, muchas de las palabras con letras desordenadas se han modificado de manera que se mantengan los sonidos vocálicos originales (Universidad – Uivenrsdiad), lo que facilita mucho su comprensión. Para rematar, ninguna de las palabras desordenadas ha terminado formando otra palabra que sí existe y pueda dar lugar a equívoco.

Si sólo nos guiáramos por la primera y la última letra seríamos incapaces de diferenciar palabras en las que solo varía una letra de las interiores (latón – lacón – lapón). ¿En que nos fijamos entonces? El debate entre linguistas, neurólogos y psicólogos continúa, pero lo único cierto es que no nos fijamos solamente en la palabra. Para empezar, identificamos la palabra como un todo visual, y eso nos hace especialmente vulnerables en caso de que nos cambien letras mayúsculas por minúsculas. Solo este cambio ya dificulta notablemente la comprensión.

Diferentes estudios constatan también que no solo identificamos la palabra por su forma, sino también por las letras que la componen individualmente. No es que el cerebro “deletree” cada palabra al leer, pero sí se fija en las letras que la componen.

Finalmente hay un factor crucial que interviene en la lectura, y es el contexto. El cerebro humano es especialmente bueno rellenando huecos cuando falta información. Cuando leemos, el cerebro es capaz de predecir hasta cierto punto el contenido que viene en función del que ha leído. El viral es especialmente fácil de predecir, pero si nos dan una sola palabra sin referencia alguna:

rdrniioomtsaaoa

Es muy difícil saber qué palabra es a menos que nos den contexto.

La rdrniioomtsaaoa es la rmaa de la amnroosita que esdutia los ojbeots ceeeslts y los femnoones asstifcooris meddniio su eiimosn de ricidaaon eiocgemcetatlrna.

Y aún así, no resulta sencillo. Si te apetece probar a desfigurar palabras tú mismo, hay varias páginas como la de Steve Sachs que desordenan el texto que copies y pegues de manera aleatoria. El análisis de Matt Davis sobre el famoso viral también es una pequeña joya del lenguaje y las ciencias cognitivas. [vía Universidad de Cambridge]

Fuente: [Gizmodo]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *