Parpadea y te perderás como unos ladrones instalan un lector para clonar tarjetas delante del dependiente

Cuando nos han clonado la tarjeta bancaria y sabemos en qué establecimiento ha ocurrido es fácil pensar que el robo lo ha perpetrado algún empleado, pero en realidad no suele ser así. Esto es lo que las cámaras de seguridad captaban hace tiempo en un pequeño supermercado de Miami.

La acción es tan rápida que si no es porque estás esperando que suceda algo probablemente te lo perderías. Dos supuestos clientes se acercan al mostrador y uno de ellos le pide algo al dependiente que lo hace alejar la vista durante unos segundos. De repente, el individuo detrás de él cubre el lector de tarjetas de la tienda con una pieza de plástico idéntica.

La pieza no es otra cosa que un lector casero para clonar tarjetas. Cuando otros clientes pagan con su tarjeta bancaria, el dispositivo sobre el lector real guarda la información de las tarjetas. Más tarde, otro cómplice solo tiene que pasarse y retirar el lector para que los ladrones puedan usar los datos en Internet o crear duplicados. Eso suponiendo que no transmita la información de forma inalámbrica.

Obviamente no es algo que se pueda hacer en cualquier tienda. Hace falta un lugar con mucho tráfico de gente y que tenga un lector de tarjetas relativamente alejado del dependiente para que este no se fije mucho en él. Lo más sorprendente es la rapidez y la facilidad con el que se llevan a cabo este tipo de estafas que siguen en pleno auge. [Harry Williby vía Boing Boing]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *